Isabel Rojas Calvo

Educadora

Sobre mi

Títulación: Técnico superior en Educación Infantil.
Experiencia: Tutora de aula de 1-2 y 2-3 años, auxiliar en aulas de bebés, acompañante del hogar y profesora particular.
Algunos cursos: Fisioterapia respiratoria para niños, prácticas de psicomotricidad de Aucouturier, disciplina positiva .

Otros cursos complementarios

La disciplina positiva es la filosofía que ayuda a los adultos a entender la conducta inadecuada del niño. Nos ayuda a promover actitudes positivas hacia ellos enseñándoles a tener una buena conducta, responsabilidad y destrezas personales, todo ello mediante la confianza, el respeto y una buena comunicación, forjando una relación de seguridad entre el adulto y el niño.
Durante los primeros años es muy común el exceso de secreción en la zona pulmonar. De ahí la importancia de aprender a eliminarla de manera correcta y sin que se vaya al oído. Con práctica y una buena formación, aprendemos a posicionar al niño encima de una superficie blanda para proceder a la extracción y eliminación de las secreciones acumuladas, añadido a una buena ventilación y ambiente en el aula.
Esta práctica, creada por el profesor Bernard Aucouturier, tiene como objetivo la maduración psicológica del niño a través de la vía motriz, el proceso por el cual el niño desarrolla representaciones mentales conscientes e inconscientes a partir de sus acciones, sus sensaciones y sus emociones. Es la manera de hacer, ser y estar con el niño, siendo él, el propio protagonista, y la integración del yo en el mundo que nos rodea descubriendo el mundo con su propio cuerpo.

La importancia de la elección del centro, así como de programar el periodo de adaptación, el papel tanto de la familia como la de los educadores en este proceso, consejos y pautas para realizar el periodo de adaptación, para acompañarles y lograr que perciban este cambio de forma positiva.

Una mirada más humana y respetuosa hacia la primera infancia, beneficios de educar y criar en el respeto a partir del análisis de las necesidades de niños y niñas y en cómo podemos lograr que nuestros hijos sean más capaces, más felices y más autónomos una vez superada esta primera etapa de la vida.

Herramientas necesarias para poder acompañar la infancia desde el respeto y el amor, tanto en el hogar como en la escuela. La finalidad de la pedagogía Waldorf como sistema educativo es el desarrollo de cada individualidad, facilitando el despliegue de las capacidades y habilidades propias de los niños.

Cada vez son más las familias y docentes que demandan cambios profundos en el sistema educativo. La neurociencia lleva décadas aportando pistas sobre cómo el aprendizaje se torna más significativo cuando intervienen en él la curiosidad y las emociones.

El niño no aprende por repetición; aprende «por acción», a través de la experiencia. Loris Malaguzzi. Apasionante filosofía en la que el espacio educativo ocupa un papel protagonista para ese aprendizaje sensorial en el que los adultos practican la «escucha activa» y son facilitadores de experiencias.

Los adultos podemos acompañar al niño desde una concepción de éste como alguien capaz, competente, lleno de iniciativas, con interés por su entorno y protagonista de sus procesos de desarrollo y aprendizaje.

Cada vez existe mayor consenso entre pedagogos, psicólogos y educadores sobre la conveniencia de favorecer el desarrollo natural de los niños en los primeros años de vida; una crianza alejada de modas o tradiciones y basada en el respeto a las necesidades de los más pequeños. Acercándonos a las necesidades de la infancia en los primeros años de vida, los diferentes tipos de vínculo de apego existentes, cómo se desarrollan los niños a nivel emocional y cerebral, los premios y los castigos en la educación en contraposición al respeto… o los límites, que nunca deberíamos confundir con limitaciones.

La Disciplina Positiva es un modelo pedagógico que cada día enamora a miles de madres y padres en todo el mundo por sus excelentes resultados. ¿Su principal objetivo? Que los niños comprendan y compartan el sentido de las normas y que actúen con libertad, siendo conscientes de que sus actos tienen consecuencias lógicas.

¿Qué padre no se ha sentido a veces apurado, enfadado, preocupado o agobiado ante situaciones como las rabietas, la impaciencia, el malhumor o los caprichos de sus hijos? Situaciones que afectan y preocupan a todas las mamás y papás. ¿Me estaré pasando de blando, o quizá estoy siento muy autoritario?, ¿quién lo está haciendo bien y quien lo está haciendo mal?, ¿por qué se comporta así?

Qué son las rabietas, por qué se producen, diferentes tipos de rabietas, los «terribles dos años», los límites y las normas, los estilos parentales (autoritario, democrático, permisivo, negligente, indulgente), los premios y los castigos, la motivación, estrategias de prevención y manejo de rabietas.

El BLW es una práctica recomendada por las principales entidades pediátricas que consiste en algo tan simple como revolucionario: respetar el instinto de los bebés. Porque desde los 6 meses cualquier bebé sano del mundo está perfectamente capacitado para comer por sí mismo. Solo necesita algo muy básico: que se lo permitamos.

El llanto es liberador, la risa es terapéutica… pero las mamás y papás de hoy fuimos educados para contener las emociones. Todos hemos visto a un adulto intentar distraer a un niño para que no llore; incluso hemos sido nosotros ese adulto, sin detenernos a pensar porqué lo hacemos o si el niño precisa del llanto como forma de desahogo y de nuestro acompañamiento respetuoso.

¿Cómo gestionar las emociones desde la creatividad? ¿Qué significa trabajar con las emociones de una forma creativa? ¿Cómo relacionarme con mi universo emocional de una forma creativa? ¿Cómo proponer un espacio creativo para trabajar de forma seria y responsable con las emociones? Reflexionar entorno a la importancia de despertar nuestra capacidad de pensamiento creativo y nuestra imaginación para nuestro bienestar emocional.

Un mal ejercicio de la autoridad nos conducirá a la frustración en un primer término y, muy probablemente, a la desconexión con nuestros hijos y a un sentimiento de fracaso a largo plazo. Hay que saber administrar la autoridad desde la coherencia y el respeto.

Lejos de ser una conducta propia de los adultos, en realidad llevamos alimentándonos de manera emocional desde antes de nacer. La lactancia materna no sólo proporciona alimento, también genera tranquilidad, seguridad y fortalece nuestros vínculos emocionales.

El miedo, como la alegría o la tristeza, es una emoción que forma parte del desarrollo y como tal debemos aceptarlo y validarlo; las emociones no son buenas o malas, son sencillamente necesarias.

Muchas familias piensan que hay una edad concreta a la que los bebés deben dejar de usar pañales y acostumbrarse al orinal o al váter. También hay mamás y papás que creen que existen recetas, trucos y estrategias para enseñar o acelerar el control de esfínteres. Incluso hay escuelas infantiles y colegios que exigen a niños y niñas acudir sin pañal a partir de determinado curso. Mitos, creencias y costumbres con escaso fundamento, que no hacen más que confirmar que todavía tenemos mucho que aprender para entender este proceso y acompañarlo desde el respeto y el afecto.

Vamos a verles como las personas capaces que en realidad son y vamos a enfocarnos en entender que nuestro acompañamiento no tiene que pasar como una apisonadora por encima del buen clima en casa y de nuestra relación con ellos. La autonomía se tiene que desarrollar siempre desde el amor y el respeto.

El masaje infantil aporta múltiples beneficios tanto para bebés y niños como para los adultos que lo practican. cómo acompañar al bebé o al niño (distintas formas en función de la edad) y comunicarnos a través del tacto, la estrecha relación entre el juego y el masaje, cómo reforzar vínculos a través de su práctica. Todo ello con multitud de recursos y propuestas de juegos.

¿A qué dedico el tiempo?

Diversión
Aprendizaje
Juegos
Creatividad
Mi decisión de ser educadora infantil viene marcada desde la infancia. Desde que tuve capacidad de decidir, tenía claro hacia donde quería ir donde quería llegar. Solo los que somos educadores de corazón sabemos la importancia de trabajar con estos pequeños, que los primeros años de vida son la base del desarrollo afectivo, social, cognitivo o comunicativo, y que para ello se requiere esfuerzo, dedicación, constancia pero sobre todo vocación.
Poder caminar con ellos día a día, crecer, acompañarles en cada logro y tropiezo, ser referente de cariño y respeto, es una satisfacción y gratificación ya no solo profesional sino también personal.

Idiomas

Después de varios años en diferentes metodologías bilingues, he adaptado las rutinas y actividades del día a día al inglés. Se ha demostrado que cuanto más pequeño sea el niño cuando comienza a escuchar vocabulario y frases sencillas en otro idioma, mayor facilidad tendrá para adquirirlo.