Lidya Iglesias Ramírez

Educadora
Lidya Iglesias Ramírez

Sobre mi

Títulación: Técnico superior en Educación Infantil.
Experiencia: Educadora en escuelas infantiles en las aulas de 0-1, 1-2 y 2-3 años, acompañante en el hogar, monitora de ocio y tiempo libre..
Algunos cursos: Psicología infantil, lengua de signos

Otros cursos complementarios

Tener una formación específica en psicología infantil me
permite tener un conocimiento amplio sobre el desarrollo humano, su complejo
mundo emocional y las dificultades y problemas que pueden intervenir en su
aprendizaje. Esta rama de la psicología se centra en la evolución de los aspectos
físicos, motores, cognitivos, perceptivos, afectivos y sociales.

Hoy en día, la sociedad actual, está más concienciada de la
importancia de la inclusión de todas las personas, independientemente de sus
dependencias, por ello la lengua de signos ha facilitado la comunicación entre
personas con discapacidad auditiva y/o dificultad en el habla y la comunicación
con ellas. Algunas de las ventajas de usar el lenguaje de signos con los niños y
niñas con discapacidades son: Mayor capacidad comunicativa, mejora del
habla y el desarrollo del lenguaje, aumenta la autoestima y la confianza en uno
mismo, facilita la sociabilización, reduce los comportamientos negativos y crea
un entorno de aprendizaje más tranquilo.

Es un conocimiento básico que permita, en la medida de lo posible, estabilizar, así como aliviar el dolor y la ansiedad hasta que pueda ser atendido por personal sanitario especializado.

¿A qué dedico el tiempo?

Diversión
Aprendizaje
Juegos
Creatividad

Está comprobado que los primeros años de vida son fundamentales, generan
tanto la base de la vida escolar, como el desarrollo sociocultural, afectivo,
cognitivo y comunicativo. Por ello, mi principal motivación es la vocación, es un
trabajo en el que aprendemos constantemente, en el que existe un aprendizaje
recíproco, asombrándonos día a día con todo lo que son capaces de
enseñarnos los más pequeños.
Apuesto por este tipo de enseñanza, porque formamos una gran familia a raíz
de un clima afectuoso y de respeto. Nos regalan sin darse cuenta, la creación
de un gran vínculo que perdura en nuestras mentes y corazones y hacen de
nuestro días momentos inolvidables.
Simplemente este trabajo es mágico.